Aprendí a sonreír como mecanismo de defensa.
No quiero que me quieran, quiero que me entiendan
Te vi volví a ver. Otra vez nuestros ojos frente a frente. Pero no fue lo mismo, mis sentimientos ya no son los mismos. 
Realmente no puedo sentir tu mirada y mucho menos verte.
No quiero ni escucharte y mucho menos sentirte.
 No es odio, no es rencor ni resentimiento. Quizás ya no seas nada y todo es un poco mas del proceso del olvido.
Karen Paredes ©


No hay comentarios:

Publicar un comentario