Aprendí a sonreír como mecanismo de defensa.
No quiero que me quieran, quiero que me entiendan
Admiro que me hayas olvidado tan rápido, ojala pudiera hacer lo mismo.
Eso demuestra lo poco que fui para vos. Lo poco que me quisiste. 
Si algún día decides regresar nunca digas que me quisiste y mucho menos que me amaste, no después de todo lo que hiciste. No, ya no vuelvas a hablarme de amor. Porque entre vos y yo la única que amo fui yo. 
Karen paredes ©

No hay comentarios:

Publicar un comentario