Aprendí a sonreír como mecanismo de defensa.
No quiero que me quieran, quiero que me entiendan


                                                                                                                                                                                No quiero recordarte ni pensarte; ni siquiera tenerte presente
Me quedo aquí callada, viendo la vida pasar y admitiendo que tal vez en todo este tiempo pasado no supe ser fuerte o quizás no pude serlo y fui lo que simplemente pude dar de mi.
Los tiempos no fueron fáciles y mucho menos lo son ahora sin ti. Pero me quedo en el mismo lugar, con el mismo sentimiento, con ganas de arrancarme todo lo que siento, porque todavía no logro tu olvido. Porque el tiempo sigue pasando y yo no te olvido. Sin embargo esta vez, una vez más me propongo un cambio para olvidarte: voy a cambiar, voy a cambiar para no pensarte más, para no sentirte más.
Quizás algún día recordaras que me tuviste y recuerdes lo que fuiste o por lo menos lo que intentamos ser. No pretendo que el día que me recuerdes regreses, simplemente que al menos me recuerdes con una sonrisa. 
Ya no seguiré con la esperanza de que quizás algún día te acuerdes de mi y decidas regresar porque se que no lo harás. Se que no vas a volver, se que no te volveré a tener y ni siquiera puedo decirte que esta vez te dejo yo, porque mil veces mas me dejas vos. Simplemente me decido a intentar encontrarte en otro corazón, a seguir aprendiendo a vivir sin tu amor. Me resigno a olvidarte porque se que nunca te voy a olvidar, siempre de alguna forma te voy a amar



Karen Paredes ©

No hay comentarios:

Publicar un comentario