Aprendí a sonreír como mecanismo de defensa.
No quiero que me quieran, quiero que me entiendan



A falta de no encontrar a quién contárselo por tenerlos ya cansados, de no poder llamarte y menos decírtelo en la cara, de no poder mandarte un correo, un mensaje o algo. Lo hago de esta manera, aunque nunca llegues a leer ni la mitad de todo lo que te llevo escribiendo.
No se como llegar a vos, qué hacer o dejar de hacer para que aunque sea una vez algo de tu parte sea sincero. Siento que viví una mentira, aunque tus ojos todavía me miren de esa manera ya no siento que alguna vez me hayas dado una mirada sincera ni creo haber vivido algo sincero al lado tuyo.
Se que dije muchas cosas y no te di lugar a decir nada, porque no te correspondía  Pero solo defendía mi postura, mi dolor. Sin embargo, nunca te pedí que hicieras todo lo que hiciste. Esta de mas decirte que las cosas llegaron muy lejos y que quizás de ninguna manera haya vuelta atrás. 



Karen Paredes © 



No hay comentarios:

Publicar un comentario