Aprendí a sonreír como mecanismo de defensa.
No quiero que me quieran, quiero que me entiendan



[Carta n° 40] 

No puedo salir de esta situación, donde siempre estas vos.

 Me cuesta pensar en todo lo que fuimos y en como terminó. 

Si es que el fin justifica los medios, entonces ¿Qué fueron de los medios?¿Dónde fue todo? 
Con el tiempo aprendí que persona que quiere a otra no la lastima y que cada persona con sus actos  demuestra cuanto le importa. Y en este caso fue todo lo contrario, porque vos con tus actos me demostraste lo poco que te importe.

No hay vueltas de páginas en esta historia, donde no yo fuí quien arrancó cada hoja, cada capítulo, cada guión que escribimos juntos o por lo menos eso creí. 

Quizás ahora entienda que entre vos y yo, la única que quiso y amo fui yo. Y no me culpo, tampoco me sorprendo porque siempre supe lo que eras. Simplemente tuve la irónica idea de creer que conmigo serias diferente
 De alguna forma me volví inmune a vos, aunque se, que por mas inmune que pueda creerme, si te vuelvo a ver, voy a terminar haciendo lo mismo:. Llorar hasta el dolor de cabeza,  de pómulos, hasta que ya no tenga fuerzas y seguiré sin encontrar ni una explicación, sin encontrar ni un por que, ni una justificación, nada. Simplemente justificando los hechos con los mismos versos de consuelo para quien no lo tiene “ todo pasa por algo” entonces ¿Era necesario de que sea tan terrible, tan duro, tan eterno, tan injusto?. ¿Era necesario enamorarme de una mentira, creyendo todo ese tiempo que me querías?  

[Modificada 29/05]
Karen Paredes. ©                                                                                    

No hay comentarios:

Publicar un comentario