Aprendí a sonreír como mecanismo de defensa.
No quiero que me quieran, quiero que me entiendan
Sé que no me importaría las consecuencias por volver a estar a tu lado.


-->


























Estoy enojada conmigo misma, estoy enojada por no haber podido ser fuerte cuando debí serlo. Por no poder afrontar determinadas situaciones. 
Estoy enojada por seguir sufriendo siempre por lo mismo, por no saber ni como afrontarlo. 
Estoy enojada y ver que el paso del tiempo no me ayudo a olvidar y me pregunto que fue lo que he estado haciendo durante todo este tiempo y no poder responderme. 
Estoy enojada con la vida, porque es demasiado injusta. 
Estoy enojada y harta también. Harta de la gente que no le importa nada y hacen daño a la vida de los demás. 
Estoy enojada, harta y cansada de buscar fuerzas donde ni siquiera hay
Estoy cansada de la vida, del amor, del odio, de los problemas, de tener que defenderme todo el tiempo por todo lo que hago o dejo de hacer
 Estoy cansada incluso de no poder hacer lo que quisiera, de no poder ser fuerte, de no tener ni siquiera ganas de levantarme de la cama todo los días, de dormir para que simplemente el tiempo pase, de no tener a nadie al lado cuando realmente necesito un abrazo, un oído o una palabra de consuelo. 
Estoy cansada de pensarlo siempre todo, de calcularlo todo, de ver todo lo que los demás no ven, de que intenten quitarme la seguridad de todo: en lo que tengo, en lo que no tengo, en lo que soy o en lo que dejo de ser. 
 Estoy cansada, enojada y harta de que todo sea siempre un poco mas de lo mismo, porque hagas lo que hagas todo te lleva a lo mismo, como un circulo vicioso. 
Estoy cansada de esta vida y soy tan joven todavía y aun así siento como si hubiese vivido unos cuarentas años.

Karen Paredes [modificado] ©